Medidores de pH agua riego

Medidores de pH 

Más información
por página
  • 1 Valoración verificada
  • 1 Valoración verificada
Mostrando 1 - 12 de 16 items

Si no quieres llevarte sorpresas con el resultado de tus cosechas de marihuana tienes que tener muy claro desde el principio que el control del pH es uno de esos parámetros que no debes descuidar en ninguna de las fases del desarrollo de tus plantas. 

Para tenerlo todo bajo control se han diseñado una serie de herramientas de muy fácil utilización con las que te resultará muy cómodo corregir cualquier anomalía en los nutrientes que está recibiendo tu planta a través del agua de riego o del sustrato que utilices para su cultivo. 

La clave del metabolismo de tus plantas está en el pH

La polaridad entre la acidez y la alcalinidad del pH de tus cultivos va a ser determinante en un aspecto tan fundamental como que tengas o no una cosecha copiosa, de manera que te interesa mantenerla bajo control. 

La marihuana necesita un pH neutro para asimilar los microelementos con la que la vas a alimentar a través del riego y los nutrientes presentes en el agua y los sustratos. Esto quiere decir que si el pH se mide en una escala de 1 a 14 vas a tener que mantener unos valores en torno al 7. 

Esa sería la teoría, pero en la práctica el 7 no es un valor medio real. De hecho, para un cultivo en tierra se recomienda un pH entre el 6,1 y el 6,4 mientras que en hidroponía ese valor debería estar entre el 5,5 y el 6,5. ¿Cómo calcular estas cifras de manera tan exacta? Con los medidores de pH que encontrarás en esta sección no tendrás ninguna dificultad. 

Tipos de medidores de pH

Obtener los valores de pH de tu cultivo de marihuana apenas te llevará unos minutos. La manera más tradicional es utilizando los medidores químicos por gotas. Recoges una muestra de agua en una probeta, añades unas gotas del reactivo y contrastas el color del agua resultante con una escala de valores para saber con qué nivel de pH se corresponde. 

Más modernos son los sistemas digitales en los que se sumerge una parte del medidor (la del electrodo) para obtener una lectura del pH. Algunos de estos sistemas utilizan sondas independientes, modos de calibración más avanzados e incluso ofrecen resultados de electroconductividad.