Precio
Caja de madera
por página
  • 1 Opinión y pregunta
  • 1 Valoración verificada
  • 1 Opinión y pregunta
  • 1 Opinión y pregunta
    1 Valoración verificada
  • 1 Valoración verificada
  • 1 Valoración verificada
  • 1 Opinión y pregunta
Mostrando 1 - 12 de 13 items
Fabricantes

El secado de la marihuana es como colocar la guinda en el pastel. Para no dar al traste con algo que te ha costado tanto conseguir, hay que ser muy cuidadosos y pacientes en este momento. 

El tiempo que durante meses le has dedicado a tus plantas de marihuana podría no verse del todo recompensado si tras la cosecha no llevas a cabo los procesos de secado y curado apropiados. Para ello existen métodos y herramientas específicas y por supuesto en Yervagüena contamos con todo lo necesario para que no tengas ningún problema a la hora de encontralas. 

Tómate tu tiempo: las prisas no son buenas

Por mucho que te hayas esmerado durante en el cultivo de tus plantas, una marihuana bien cultivada pero mal curada termina convirtiéndose en un producto de mala calidad. ¿Te la vas a jugar en esta última parte del proceso? No vale la pena. En este punto lo interesante es que le des a tu cosecha ese último empujoncito que necesita para que obtengas un resultado del que sentirte verdaderamente orgulloso. 

Eso sí, debes de tener en cuenta que se trata de un proceso lento. Los cogollos frescos de cannabis contienen aproximadamente un 75% de agua y es necesario reducir ese contenido al 15 o 10%. En función de las condiciones en las que lleves a cabo este proceso y de la variedad de marihuana que estés tratando esto te va a llevar alrededor de dos semanas. ¿Y cómo sabrás que los cogollos ya están secos? Cuando no te suponga ninguna dificultad partir el tallo podrás dar por completado el tiempo de secado. De no ser así, es mejor que esperes unos días más. 

Llegados a este punto tendrás que añadir otra espera aún más larga, la del tiempo de curado. Este proceso podría demorarse hasta dos meses, dependiendo de tu paciencia y de la calidad de la marihuana que quieras fumar. Hay fumadores tan exigentes que son capaces de esperar hasta un año. ¡Eso sí que es fuerza de voluntad! 

Herramientas esenciales para el secado de la marihuana

Para conservar, aumentar y potenciar el sabor y el aroma de tu marihuana una vez finalizada la cosecha tienes que conservar los cogollos en un lugar fresco, oscuro y con cierta ventilación. Te será mucho más sencillo empleando estos accesorios:

  • Secadores para cogollos: son unas mallas que se cuelgan del techo y te permiten aprovechar al máximo los espacios reducidos. Se parecen mucho a esos accesorios del Ikea que sirven para ordenar la ropa de los armarios y es que en cierto modo su finalidad es más o menos la misma. Organizas tus cogollos horizontalmente en diferentes niveles con suficiente espacio para que el aire circule por la estructura y se vayan secando lentamente, que es lo que interesa. Durante este tiempo es importante controlar la circulación del aire en la estancia en la que estés secando los cogollos. Para ello puedes utilizar ventiladores oscilantes, pero nunca orientados directamente a la malla porque podrías provocar un secado irregular.
  • Cajas de curado: el proceso de curado hace que el sabor y los efectos de la marihuana ganen en potencia. La hierba pierde su intenso color verde conforme se descompone la clorofila y pierde la humedad que pudiera quedar en el interior. La forma más apropiada de lograr estos cambios es en una caja de madera noble como las de la popularserie 00Box, con control de humedad y un cajón para recoger solo lo mejor de la flor. También los encontrarás en cómodos formatos de bolsillo.