Fungicidas cannabis

Fungicidas para el tratamiento de hongos en el cultivo de marihuana 

Más información
  • 1 Opinión y pregunta
  • 3 Opiniones y preguntas
  • 1 Valoración verificada
  • 1 Opinión y pregunta
    1 Valoración verificada
  • 1 Valoración verificada
  • 1 Valoración verificada
Mostrando 1 - 10 de 10 items

Una de nuestras mayores preocupaciones cuando se trata con plantas, es la aparición indeseada de hongos durante la fase de cultivo. Para aquellos que nos dedicamos a la industria de la marihuana es fundamental contar con alternativas eficientes que permitan llevar con éxito el proceso de cosecha, ya sea en espacios interiores o exteriores.

Para ello es importante que conozcas las plagas más comunes, los tipos de fungicidas e insecticidas, el método más efectivo de aplicación y sus contraindicaciones, y lo esencial, el tratamiento preventivo o la aplicación curativa si la plaga está instalada.

Químicos vs Biológicos

Antes que nada debemos hacer una diferenciación entre las alternativas que tenemos a nuestra disposición. A saber, tenemos dos opciones viables:

  • Biológicos: Para evitar la aparición de oídio, mildiu, roya, botrytis, entre otros. Puedes usar esta clase de insecticidas y fungicidas en cualquier etapa de cultivo. Estos son menos contaminantes y al mismo tiempo más saludables para tus plantas. Entre sus componentes más habituales vas a conseguir el aceite de neem, propoleo, cola de caballo, piretrina, bacillus thuringiensis, jabón potásico, entre otros.
  • Químicos: A diferencia de los anteriores, esta opción es mucho más efectiva por sus componentes más agresivos y contaminantes. Dado que su efecto residual es mayor, es recomendable que se aplique antes de la floración para evitar trazas en el producto final. Por lo general contienen mercurio, estaño, zinc, aldehídos, cetonas, etc.

Una consideración importante a la hora de tratar las plantas, es cómo aplicar el producto. Si bien lo más recomendable es la pulverización, hay que estar atentos para evitar el efecto lupa creado por la luz (solar o de foco).

Después de rociarlas, debes asegúrate que no van a recibir luz en exceso inmediatamente después. Procura que las plantas se sequen un par de horas para que sigan su exposición habitual.

Recomendaciones

En cualquier caso, lo crucial cuando estés cultivando tus preciadas plantas de marihuana es prestarles atención, observarlas, tener en cuenta los cambios de estación en cultivos exteriores, tratar de controlar la humedad y en esencia tener una disposición preventiva para que tu cultivo se desarrolle de manera apropiada y sin mayores complicaciones.