Botrytis

Eliminar Botrytis 

Más información
Mostrando 1 - 4 de 4 items
Fabricantes

Cuando nos dedicamos a cultivar, nuestras amadas plantas pueden ser atacadas por hongos o plagas comunes que también sienten una innegable atracción por el cannabis. Tal es el caso de la Botrytis cinerea, vulgaris o haplaria grisea, que se distingue por ser un moho gris que puede infectar un amplio rango de cultivos exteriores o interiores.

¿Cómo se manifiesta?

Este hongo saprofito y oportunista es muy resistente a bajas y altas temperaturas. Sus esporas se esparcen para reproducirse a través del aire, gotas de agua, condensación, restos infectados y manipulación del suelo. Las condiciones ideales para su aparición son cambios bruscos entre frío y calor, temperaturas elevadas, humedad alta y falta de ventilación.

Este moho gris puede aparecer en cualquier parte de la planta y en cualquier fase de cultivo; aunque suele aparecer al final de la floración o en el secado.

Podrás distinguir claramente su presencia si ves que la planta presenta otro color y textura, que suele ser una necrosis que seca las hojas o que vuelve marrón el tallo. Es más recurrente en el cogollo, que se torna gris pálido, secándose con rapidez.

Formas de prevenirlo y combatirlo

Lo más sensato para cuidar nuestro cannabis de un hongo tan agresivo es ser preventivos y vigilantes. Antes que nada, tu área de cultivo debe estar bien limpia y desinfectada. Dentro de lo posible, trata de regular siempre la temperatura y la humedad. Como medida de seguridad, puedes usar periódicamente un fungicida como Drycop, limitando su aparición.

Si desafortunadamente el moho gris se ha instalado en tu planta, identifica cuáles son las partes atacadas. Luego debes podar cuidadosamente (cubriendo el resto de la planta si es necesario) las zonas infectadas. Todos los restos han de ser quemados, ya que no deben ser consumidos. Asegúrate de ventilar bien la planta y puedes usar un fungicida como Beltasur para eliminarlo.

Otra forma de atacar la Broytis es con bacterias benéficas como Ulocladium atrum o Gliocladium roseum, que puedes pulverizar sobre la planta. Una vez que tu cosecha esté lista, te recomendamos hacer una limpieza profunda del área afectada con lejía para descartar cualquier traza.